El joc del President

(Versión en lengua castellana al pié)

10DCAT_001

La portada d’El Punt Avui del dia 10 de setembre de 2017 destaca la frase pronunciada pel president de la Generalitat de Catalunya el dia abans: “El Tribunal Constitucional no pot aturar res; ja hi ha una nova legalitat catalana”.

Segurament l’al·locució no farà història ni tingui altre objectiu que escalfar l’ambient de la diada, però a mi m’ha suggerit algunes idees que tenen poc a veure amb els previsibles propòsits del Molt Honorable en el moment de pronunciar-la.

La primera cosa que m’ha vingut al cap és un joc infantil que tenia lloc al pati de moltes escoles de la meva època en el que els jugadors, tots mainada, corrien perseguits per un d’ells que els volia tocar per encomanar-los “la pesta”. L’empestat que aconseguia tocar-ne a un altre quedava guarit i es convertia en un dels que corria per escapar de la malaltia i el que havia estat tocat passava a empaitar als altres. Entre les regles del joc n’hi havia una que permetia al corredor que es veia incapaç d’escapar del portador de la plaga a aturar-se en sec i pronunciar unes paraules – que crec recordar eren “ric-rac”- per simular que es tancava a sí mateix en un lloc al qual no podia entrar el que el perseguia i quedava, al menys momentàniament, lliure de ser “contaminat”.

La segona idea que m’ha vingut al cap ha estat en forma de pregunta, que és la següent: si hi ha “una nova legalitat catalana” deu ser que ja s’ha produït el “desbordament” de la legalitat espanyola sense necessitat de consultar al poble, per a qual cosa, quin sentit pot tenir mantenir la convocatòria d’un referèndum per decidir allò que ja s’ha executat?

Finalment les cabòries m’han portat a concloure que el país està posat en un embolic en el que ni els que l’han promogut no saben com sortir-se’n. Volen veure realitzat allò que han somniat, però desconeixen el camí per fer-ho i com que no gosen pagar el preu que podria costar fer realitat la seva dèria la disfressen de democràcia, enredant-se en un mar de malabarismes que si no fossin tan perillosos farien riure.

I és que, li agradi o no al President, cosa que no té cap importància, tant el Parlament de Catalunya com el govern de la Generalitat han rebut la seva legitimitat del sistema constitucional espanyol. Si en vol una altra, primer l’ha de crear i molt em temo que fer-ho per via democràtica és molt complicat. D’altra banda, ajuntar molta gent en torn d’una idea només vol dir que hi ha molta gent que s’adhereix a aquella idea. Si els adherits són una multitud fa més patxoca que si només són uns quants, però el número no fa la cosa.

És més, fer creure a la gent que participant en una manifestació multitudinària i posant la papereta en una urna de forma massiva es produirà el miracle és enganyar-los, entre altres raons perquè allò que anomenen “el futur polític de Catalunya” ja l’han decidit els diputats que la setmana passada van fer volar pels aires el marc constitucional sense esperar el resultat del referèndum. El vot que ara demanen només pot servir per donar-los la coartada de poder dir que la demolició que han dut a terme ha obtingut el suport posterior d’un percentatge molt important de catalans que, amb tota la bona fe del món, no podran convalidar allò que ha nascut mort.

Per tant, per molt que ara el MH President digui “ric-rac” res no el salvarà de “la pesta” perquè, malauradament per a ell, aquest no és un joc de nens.

Nota: Quan faig servir la paraula legítim o legitimitat sempre faig referència al significat que li atribueix el diccionari, en el sentit que només és legítim allò que es conforme a les lleis o al dret.

 

Traducción:

El juego del Presidente

La portada de El Punt Avui del día 10 de septiembre de 2017 destaca la frase pronunciada por el presidente de la Generalidad de Cataluña el día antes: “El Tribunal Constitucional no puede detener nada; ya hay una nueva legalidad catalana“.

Seguramente la alocución no hará historia ni tenga otro objetivo que calentar el ambiente de la “diada” (la fiesta de la comunidad autónoma), pero a mí me ha sugerido algunas ideas que tienen poco que ver con los previsibles propósitos del Muy Honorable en el momento de pronunciarla .

Lo primero que me ha venido a la cabeza es un juego infantil que tenía lugar en el patio de muchas escuelas de mi época en el que los jugadores, todos de corta edad, corrían perseguidos por uno de ellos que los quería tocar para contagiarles “la peste”. El apestado que conseguía tocar a otro quedaba curado y se convertía en uno más de los que corrían para escapar de la enfermedad y el que había sido tocado pasaba a perseguir a los demás. Entre las reglas del juego había una que permitía al corredor que se veía incapaz de escapar del portador de la plaga a detenerse en seco y pronunciar unas palabras – que creo recordar eran “ric-rac” – para simular que se encerraba a sí mismo en un lugar en el que no podía entrar el niño que le perseguía y quedaba, al menos momentáneamente, libre de ser “contaminado”.

La segunda idea que me ha venido a la cabeza ha sido en forma de pregunta, que es la siguiente: si hay “una nueva legalidad catalana” será que ya se ha producido el “desbordamiento” de la legalidad española sin necesidad de consultar al pueblo, para lo cual, ¿qué sentido puede tener mantener la convocatoria de un referéndum para decidir lo que ya se ha ejecutado?

Finalmente la reflexión me ha llevado a concluir que el país está metido en un lío del que ni los que lo han promovido saben cómo escapar. Quieren ver realizado su sueño, pero desconocen el camino para hacerlo o no se atreven pagar el precio que podría costar hacer realidad su obsesión, por lo que la disfrazan de democracia y a continuación se enredan en una maraña de malabarismos que, si no fueran tan peligrosos, provocarían hilaridad.

Y es que, le guste o no al Presidente, cosa que no tiene importancia alguna, tanto el Parlamento de Cataluña como el gobierno de la Generalitat han recibido su legitimidad del sistema constitucional español. Si quieren otra, primero la deben crear y mucho me temo que hacerlo por vía democrática es muy complicado. Por otra parte, juntar mucha gente en torno a una idea sólo quiere decir que hay mucha gente que se adhiere a ella. Si los adheridos son una multitud luce mejor que si sólo son unos pocos, pero en el negocio que nos ocupa el número no hace la cosa.

Es más, hacer creer a la gente que por el hecho de participar en una manifestación multitudinaria y de depositar una papeleta en una urna, de forma masiva, se producirá el milagro es engañarlos, entre otras razones porque lo que llaman “el futuro político de Cataluña” ya lo han decidido los diputados que la semana pasada hicieron volar por los aires el marco constitucional sin esperar al resultado del referéndum (como si ya lo supieran de antemano) por lo que el voto que ahora piden sólo puede servir para darles la coartada que les permita decir que la demolición que han llevado a cabo ha obtenido el apoyo posterior de un porcentaje muy importante de catalanes que, con toda la buena fe del mundo, no podrán convalidar lo que ha nacido muerto.

Por consiguiente, aunque ahora el MH Presidente diga “ric-rac” nada lo salvará de “la peste” porque, desgraciadamente para él, esto no es un juego de niños.

Nota: Cuando uso la palabra legitimo o legitimidad siempre hago referencia al significación que le atribuye el diccionario, en el sentido de que solo es legítimo lo que se conforme a las leyes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s